Qué es el Empoderamiento Femenino

El término empoderamiento se usa de muchas maneras y en muchos contextos diferentes. Podemos escuchar a las personas hablar sobre superhéroes femeninos en películas que empoderan a las mujeres, la importancia de la educación para el empoderamiento o cómo ciertas decisiones legislativas están desempoderando a las mujeres. Esto sugiere que el empoderamiento es un concepto muy amplio y que tiene mucha importancia en diferentes campos. Echemos un vistazo a cómo se puede definir y por qué es tan importante.

Definición de empoderamiento femenino

No hay una definición única de empoderamiento. Puede verse como un concepto psicológico y político. Sin embargo, podemos definirlo al describir los elementos clave del término. Al observar la palabra, podemos ver que el empoderamiento está ligado a la palabra “poder”, por lo que un aspecto importante de la idea es dar o recibir poder. Pero, ¿qué tipo de poder es?

Durante mucho tiempo las mujeres tuvieron una opinión limitada sobre lo que les sucedió. Sus destinos fueron decididos por los hombres que los rodeaban, lo que es cierto para muchas mujeres de hoy en día que viven en países particulares o incluso en comunidades específicas en los Estados Unidos o Europa. Hay muchas familias en las que las personas que las rodean deciden la vida de las mujeres y, a menudo, el camino de su vida está ligado exclusivamente a la maternidad, el cuidado del hogar y otras actividades “tradicionales” asociadas con su género. Incluso entre los lugares más progresistas donde las mujeres tienen la opción de decidir qué. Ellos quieren hacer, todavía están enfrentando opciones más limitadas.

Discriminación basada en el género, creencias limitantes (por ejemplo, que las mujeres no son aptas para ser científicas o que todas las mujeres priorizan a la familia sobre otras cosas), la violencia contra las mujeres y muchas otras cosas dificultan sus vidas y limitan las opciones que tienen estas mujeres. Muchas mujeres experimentan que sus vidas están más limitadas por preocupaciones sobre su seguridad, ideas sobre su género y otros factores que los hombres no necesariamente experimentan. Muchas mujeres se sienten sin poder, es decir, sienten que no pueden tomar sus propias decisiones libremente, que no tienen control sobre sus vidas o que carecen de los derechos y la autoridad para seguir el camino que desean.

El empoderamiento es, entonces, dar a las mujeres más oportunidades, recursos y herramientas para tomar el control de sus vidas. Sucede en muchos niveles diferentes. Política y legalmente, el empoderamiento está vinculado a la igualdad de derechos y otras formas de legislación que reconocen la autonomía femenina, el derecho a sus cuerpos y el poder para tomar decisiones que les conciernen. No todos los países tienen leyes que empoderen a las mujeres. Por ejemplo, países como Arabia Saudita solo recientemente permitieron que las mujeres conduzcan y continúen teniendo una legislación que limita los derechos de las mujeres a viajar solas, tomar sus propias decisiones o encontrar protección contra la violencia. La legislación es esencial para el empoderamiento femenino, pero no es suficiente.

La educación como elemento clave del empoderamiento de las mujeres.

El segundo aspecto asociado con el empoderamiento es la educación. Esto se refiere no solo a un acceso igualitario a la educación para estudiantes femeninos y masculinos, sino también a la disponibilidad de educación sexual, conocimiento sobre los derechos personales y otros temas que permiten a las mujeres tomar el control de sus cuerpos y sus vidas. Limitar la educación es una herramienta para desempoderar a las mujeres, por lo que brindar oportunidades es una forma de otorgar mayor poder y control.

La psicología detrás del empoderamiento femenino.

Pero el empoderamiento no se trata solo de leyes y oportunidades. Tiene mucho que ver con la psicología. Muchas mujeres se sienten desempoderadas debido a las creencias que tienen, una baja confianza en sí mismas o una indefensión aprendida, un estado en el que sienten que no pueden cambiar sus circunstancias sin importar cómo lo intenten. Es probable que las mujeres que experimentan esto sientan que no tienen control, que no son autónomas y que, de alguna manera, son menos capaces o menos capaces que otras personas para gestionar sus decisiones.

El empoderamiento puede llevar a mejoras en un sentido psicológico. Significa ayudar a las mujeres a sentir que son autónomas y capaces de responsabilizarse de sus vidas. Las mujeres se sienten más seguras y capaces de decidir lo que quieren. Pueden dejar de limitar las creencias de género y seguir las carreras que mejor se adapten a sus intereses y habilidades.

La importancia del empoderamiento femenino.

El empoderamiento es muy importante a nivel social e individual y es una solución poderosa a corto y largo plazo. A corto plazo, permite a las mujeres tomar mejores decisiones por sí mismas. Ayuda a mejorar sus vidas aquí y ahora y los hace más seguros, más independientes y más capaces de trabajar y crecer. Los hace más propensos a ser proactivos y responder a la violencia o discriminación que enfrentan de manera activa. A largo plazo, las mujeres empoderadas pueden ayudar a construir una sociedad mejor y más igualitaria. Pueden mejorar el estado de la ciencia, el desarrollo social, la política y muchos otros campos al tomar un papel más activo y traer cambios debido a sus perspectivas y habilidades únicas. Las mujeres empoderadas que eligen ser madres son más capaces de criar a los niños de pensamiento libre y empoderados que darán forma a un mundo mejor.

Actualmente, la necesidad de empoderamiento femenino está siendo reconocida en muchos lugares y en muchos campos. Incluso los medios de comunicación y el entretenimiento han tratado de proporcionar modelos de roles más sólidos, mostrando a mujeres poderosas en roles que solían estar disponibles solo para hombres. Muchos países han expresado su compromiso con el empoderamiento femenino a través de las leyes que aprueban y los programas que tienen para ayudar a las mujeres a tomar mejores decisiones. Existen programas educativos, oportunidades, grupos de apoyo y muchas otras herramientas privadas o institucionales que buscan apoyar el empoderamiento de las mujeres. Sin embargo, también hay un retroceso significativo a nivel individual y social. Al igual que muchos reconocen la importancia del empoderamiento, muchos lo temen y tratan de limitar las oportunidades de las mujeres controlando sus cuerpos, pidiendo “valores tradicionales” o lamentando la pérdida de “feminidad”. Esto puede verse políticamente, por ejemplo, con muchos políticos del lado conservador y a nivel individual a través de las opiniones expresadas por una variedad de individuos. Estas personas pueden trabajar para limitar el empoderamiento femenino al perpetuar la discriminación, imponer roles de género estrictos dentro de sus familias y comunidades, y trabajar para crear leyes injustas que controlen los cuerpos femeninos y limiten su autonomía.

La lucha por el empoderamiento continúa. Hoy en día, las mujeres tienen muchos recursos y apoyo que nunca se han hecho disponibles en la historia. Pero todavía hay mucho trabajo por hacer a nivel social y a nivel individual. El empoderamiento femenino puede mejorar las vidas de las mujeres tal como son ahora y también contribuir a una mejor sociedad hoy y en el futuro. Es importante que cada mujer encuentre lo que la empodera y trabaje para cambiar sus propias creencias. Aprender a amarte a ti mismo, ser autónomo y sentirte seguro de tus decisiones en el mundo de hoy te da mucho poder.

Escrito por

Alina

Alina

Alina es una psicóloga y escritora que cree en capacitar a las personas a través de la psicoeducación. Actualmente reside en la Ciudad de México y está llevando a cabo una variedad de proyectos.

Nos inspiramos en

Síguenos